viernes, 27 de mayo de 2016

En Úbeda se cuenta...

En Úbeda se cuenta... es un festival de cuentos que se realiza en Úbeda (Jaen) desde hace 17 años, organizado por el colectivo Malión.
El colectivo comenzó como un grupo de maestros que intentaban apostar por las enseñanzas artísticas en las escuelas. Luego se unieron más personas con similares inquietudes y se organizó este encuentro.
Como apunta Nono Granero, uno de sus miembros: "Pareció que el vehículo en torno al cual se podían vertebrar todas esas disciplinas era el cuento. Y después, el cuento voló y creció por su cuenta, alentado por un público que, año tras año, no ha hecho más que crecer y escuchar cada vez mejor".

El Festival se organiza siempre alrededor de la noche de San Juan y existe una leyenda en la zona sobre un monstruoso ser que salía esa noche y que amenazaba con comerse a quien se encontrase -especialmente a los niños-. De pequeños, a todos los chicos los atemorizaban con esa Tía Tragantía (que viene a ser una especie de lamia) con una cancioncilla que, aún hoy puede escucharse y que no se ha perdido gracias, seguramente, a cosas como este festival.
El Festival tiene como plato fuerte la noche del sábado, en la que se hace una especie de comitiva de cuentos, con paradas en plazas y palacios de la ciudad para escuchar en el que es el momento más especial del festival.

Este año desde Malión me han propuesto realizar el cartel.




Participar en el Festival es dejarse llevar, de la mano de narradores orales, por calles, plazas y palacios de Úbeda. Si aceptas el juego, la Tía Tragantía ya te ha engullido.

Mayo literario.

Bonita tarde de viernes en Peñalba (Huesca) con niños, con adultos... con amigos.
Realizamos unos talleres dentro del programa "Mayo Literario".
Muchas gracias a todos: Colegio, Ayuntamiento, Biblioteca, Raquel, Julia, Gema, Pili, Natalia, Alfonso...







Talleres escolares.

En abril realicé talleres en torno al Día del Libro. Son jornadas llenas de encuentros en centros escolares.
Una vez más visité el colegio Josefa Amar y Borbón (Zaragoza) dentro de sus "Jornadas literarias". Todos los años realizo actividades con alumnos de 4º de Primaria. Una suerte.

Otro centro que visité en esas fechas fue el San Jorge (Zaragoza). Un colegio nuevo, con sabia nueva, lleno de proyectos. El encuentro coincidió con el día de mi cumpleaños y no se me ocurre una manera mejor de celebrarlo que compartiendo dibujos con niños de Primaria.





jueves, 17 de marzo de 2016

Nada de nada.

Nada de nada (ediciones SinPretensiones) es un libro de greguerías, escrito por Daniel Nesquens y que yo he ilustrado.

En este libro hago distintas interpretaciones de las greguerías de Daniel. A veces continúo el juego que propone la greguería, otras lo contradigo. También juego con las formas, los dobles sentidos…
Unos ejemplos:
 Aquí represento de un modo literal lo que cuenta Daniel.

 En esta greguería juego con la forma.

 En este caso, continúo esa especie de "muñeca matrioska" que propone el texto.

A veces, como aquí, contradigo lo que cuenta el texto.


Fue un proyecto de digestión lenta, estuve con él más de dos años.
Algunas ideas surgieron delante de la mesa de trabajo. Otras, en el lugar más insospechado, por eso siempre llevaba encima una pequeña libreta.



Al ser Nada de nada un libro de greguerías, pedía hacer una síntesis conceptual, pero también gráfica.
En mis ilustraciones suelo llenar toda la página, como si tuviera “horror vacui”. Por otro lado, utilizo muy poco el color.
Por todo ello decidí cambiar de técnica a la hora de hacer los originales, los realicé como si se tratase de una estampación por planchas.



Tanto greguerías como ilustraciones proponen un juego continuo. También las composiciones tipográficas que ha realizado Fernando Lasheras, diseñador de Nada de nada.

Buenos amigos aceptaron el reto de llevar a su terreno el libro. 
El animador Sergio Bastida realizó un booktrailer para el que Marina Gros compuso el tema “Nana de nada”, que interpreta junto a Martín y Mario.
Aquí está el magnífico resultado:


miércoles, 10 de febrero de 2016

Contraataque.

A veces, uno ilustra más con las tripas que con la cabeza.
Contraataque, de Ramón J. Sender, es combate y dolor. Todas las guerras son dolorosas, una guerra civil todavía más.

Me gusta documentarme bien.

Dolor interior. El sistema circulatorio como un rosal seco, sin flores, pero lleno de espinas.
Por otro lado, venas y arterias tiene unos colores que bien podemos asociarlos a los dos bandos.

En Contraataque, Sender habla de pérdidas familiares, también de batallas en las que el bando republicano contraataca a los sublevados. 
Es una crónica de los primeros meses de la Guerra Civil Española, no de toda ella, por lo que mi ilustración representa únicamente este periodo inicial.

Alfonso Castán, de la editorial Contraseña, cuenta por qué reeditar un libro como Contraataque:
"En 1936, año del comienzo de la guerra civil, Sender es uno de los escritores más prometedores del momento. En Contraataque, uno de los mejores testimonios que se escribieron sobre la guerra civil, Sender ofrece una crónica vibrante y estremecedora de los primeros meses de la contienda. El libro se publicó en 1938, y hasta 1978 no se pudo reeditar. Estamos convencidos de que era un libro que merecía una nueva edición".
Incluye un prólogo de Alberto Sabio.

La cubierta para Contraataque es mi novena colaboración con la editorial Contraseña.

martes, 26 de enero de 2016

Arte.

Guiños al arte, en concreto a la pintura, en algunos de los álbumes que he ilustrado:
René Magritte en “Un perro” (Ediciones sinPretensiones, 2012).

Frida Kahlo en “Nada de nada” (Ediciones sinPretensiones, 2015).

Vincent van Gogh en “AbeceCirco” (Anaya, 2014).

Piet Mondrian en “Nada de nada” ” (Ediciones sinPretensiones, 2015).

Gustav Klimt en “Cinco músicos en el quinto pino” (Apila ediciones, 2012).

Jot Down Smart.

Mi ilustración para el número 4 de Jot Down Smart, a la venta todos los meses con El País.

El tema propuesto era "el pecado".
Para que exista un pecado, antes tiene que haber un precepto, para transgredirlo.
La cruz separa a los dos personajes. El de la izquierda, con armadura y sin apenas enseñar el rostro. Deliberadamente es un personaje deshumanizado, casi robótico. Está realizado con formas geométricas rectas frente a las curvas y la desnudez del personaje de la derecha.