sábado, 18 de diciembre de 2010

Seis Leones (y 6): el libro

La mejor forma de acabar esta serie de entradas sobre Seis Leones, es hablando del resultado: el libro o álbum ilustrado.

En una de las entradas dedicadas a este libro, comenté que Seis Leones no fue un encargo editorial. Pero durante el proceso de trabajo, una editora vio el proyecto y decidió editarlo.
Cuando esto se produce, ya hay que tener en cuenta una serie de condicionantes: formato, número de páginas… y plazos de entrega.

En éste caso, la editorial es CIDCLI, con la que yo había colaborado ilustrando Problemático lo acuático de Alonso Núñez, que en su momento comenté aquí.

La figura del editor me parece muy importante en el proceso, condicionando el producto final. Porque de igual modo que el ilustrador debería enriquecer la propuesta del escritor, el editor tiene la función de gestionar esa colaboración y hacer con ella un producto (el álbum ilustrado) que en definitiva, es lo que llega a los lectores.
Como dice un amigo (ilustrador): el resultado de nuestro trabajo es el libro impreso, sea como lo habíamos concebido o no. Y eso es fruto de un trabajo en equipo, entre el escritor y el ilustrador, pero también con el editor.

Éste es el resultado de nuestra colaboración con CIDCLI: