martes, 27 de noviembre de 2007

Una mañana de domingo.

Los domingos no tienen mañanas, casi nunca las tuvieron. Cuando el buzo todavía no era buzo los domingos por la mañana eran familiares, pero de eso hace muchos años. En los últimos tiempos, los domingos tienen mañanas de vermut y mercadillo de antigüedades (un descubrimiento).
Sólo merece la pena madrugar por un buen motivo, pasar la mañana al sol bien acompañado: David Guirao, Blanca Bk, niños, muchos niños, David Vela, Mónica, Redo… y fue una mañana de domingo.
Gracias Begoña.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, buzo, por dedicar la mañana del domingo a hacer lo que te gusta haciendo participes de ello a los demás.

Gracias, buzo, por tu amor a los niños… cuando llegue el momento serás un padre extraordinario; estoy seguro.

Gracias también, buzo, por tus siempre acertados consejos en materia de "diseño".

Ah! gracias por la foto.

redo dijo...

Por muchas mañanas de domingo más. ;)

Blanca Bk Gimeno dijo...

Si, ese dia merecio la pena madrugar. ;) Un lujo compartir la mañana contigo, David y los niños. Gracias especiales a Daniel Nesquens y Begoña. ;D

Begoña dijo...

Gracias a ti. Y a Blanca y a David. Y a Daniel.
Me encantan esas fotos tuyas nada solo, rodeado de niños. No creo que a una bandada de sardinillas les produjera mayor admiración encontrar un buzo por sus aguas.

álvaro ortiz dijo...

anda que no lo pasáis bien por zaragoza!!!

espero que vaya todo bien, caballero!