viernes, 14 de marzo de 2008

Prensa 5: El maravilloso mundo de los coches (II).

Hace unos años, el Ayuntamiento de Zaragoza decidió hacer un parking subterráneo en el Paseo de la Independencia, la avenida más céntrica de la ciudad. Una medida muy popular.

Excavando, salieron a la luz restos medievales. Entre otros: arrabal del siglo XI, morería del siglo XII y cimentación de ábsides del siglo XIII. Para el alcalde, una piedra (unas cuantas) en el zapato.
En ese momento se abre el debate entre los ciudadanos: Dejar a la luz los restos arqueológicos o taparlos, evitando así eliminar una de las arterias más importantes para el tráfico en el centro de la ciudad.
Pudo más el tráfico y Zaragoza perdió la gran oportunidad de crear una gran avenida peatonal, como han hecho otras ciudad. Pero eso, en una sociedad de culto al coche, es una medida impopular.

Tuve que ilustrar un artículo en prensa sobre esta tema. Quise representar lo que yo pensaba (y pienso) al respecto: “El coche en un pedestal” …en fin.

2 comentarios:

redo dijo...

Fue una pena que lo taparan.
Una ilus. muy irónica.

Blanquita de los Bosques dijo...

Me gusta la ilustración, muy explícita! Qué lástima el mal uso de nuestro patrimonio...